Epicondilitis y Epitrocleitis

Publicado por: Sandra sumed En: Noticias En: Comentario: 0 Golpear: 1412

La epicondilitis, también conocida como "codo de tenista", es una afección médica caracterizada por la inflamación o irritación de los tendones que se insertan en el epicóndilo lateral del codo. Esta condición suele ser dolorosa y puede afectar la capacidad de realizar actividades cotidianas que implican el uso de la mano y el brazo.

Características:

  1. Dolor: El síntoma principal de la epicondilitis es el dolor en el lado externo del codo. Este dolor puede irradiarse hacia el antebrazo y la muñeca.

  2. Debilidad: Algunas personas pueden experimentar debilidad en la mano o dificultad para agarrar objetos.

  3. Sensibilidad: La zona afectada puede estar sensible al tacto.

  4. Dolor al movimiento: El dolor generalmente empeora con actividades que involucran movimientos de flexión o extensión del antebrazo, como agarrar objetos, girar la muñeca o levantar peso.

Causas:

  • Sobrecarga repetitiva: La epicondilitis suele desarrollarse debido a actividades que implican movimientos repetitivos del antebrazo y la muñeca, como el uso excesivo de herramientas manuales, deportes de raqueta, trabajos que requieren el uso repetitivo de la muñeca, entre otros.

  • Lesiones repentinas: Además de la sobrecarga repetitiva, lesiones repentinas o traumas en el área del codo también pueden desencadenar epicondilitis.

Tratamientos:

  1. Reposo y modificación de actividades: Descansar el brazo y evitar actividades que agraven los síntomas pueden ayudar a aliviar el dolor y permitir que los tendones se recuperen.

  2. Aplicación de hielo: Aplicar hielo en el área afectada puede reducir la inflamación y aliviar el dolor.

  3. Fisioterapia: Los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento, así como las técnicas de terapia manual, pueden ayudar a mejorar la flexibilidad y la fuerza de los músculos y tendones afectados.

  4. Medicamentos antiinflamatorios: Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE), como el ibuprofeno, pueden ayudar a reducir la inflamación y aliviar el dolor.

  5. Inyecciones de corticosteroides: En algunos casos, los médicos pueden recomendar inyecciones de corticosteroides en el área afectada para reducir la inflamación y el dolor.

  6. Soportes ortopédicos: El uso de férulas o cintas de soporte en el antebrazo puede ayudar a reducir la tensión en los tendones y aliviar los síntomas.

  7. Cirugía: En casos graves que no responden a otros tratamientos, la cirugía puede ser necesaria para reparar o liberar los tendones afectados.


La epitrocleitis, también conocida como epicondilitis medial, es una afección dolorosa que afecta al codo, específicamente en el epicóndilo medial. Aquí tienes más detalles sobre esta condición:

Características:

  1. Dolor: El síntoma principal es el dolor en el lado interno del codo, específicamente en el epicóndilo medial. El dolor puede irradiarse hacia el antebrazo y la muñeca.

  2. Debilidad: Puede haber debilidad en la mano o dificultad para realizar actividades que requieran agarre o movimientos de flexión del antebrazo.

  3. Sensibilidad: La zona afectada puede estar sensible al tacto.

  4. Dolor al movimiento: El dolor generalmente empeora con actividades que implican movimientos de flexión del antebrazo o agarrar objetos.

Causas:

  • Sobrecarga repetitiva: La epitrocleitis se desarrolla principalmente debido a actividades que involucran movimientos repetitivos del antebrazo y la muñeca, como la práctica de deportes de raqueta, el levantamiento de pesas, trabajos que requieren el uso repetitivo de la muñeca, entre otros.

  • Lesiones agudas: Las lesiones agudas, como golpes directos en el área del codo o movimientos bruscos, también pueden desencadenar esta condición.

 

Tratamientos:

  1. Reposo y modificación de actividades: Descansar el brazo y evitar actividades que empeoren los síntomas pueden permitir que los tendones se recuperen.

  2. Aplicación de hielo: Aplicar hielo en el área afectada puede reducir la inflamación y aliviar el dolor.

  3. Fisioterapia: Ejercicios de estiramiento y fortalecimiento, así como técnicas de terapia manual, pueden ayudar a mejorar la flexibilidad y la fuerza de los músculos y tendones afectados.

  4. Medicamentos antiinflamatorios: Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE), como el ibuprofeno, pueden ayudar a reducir la inflamación y aliviar el dolor.

  5. Inyecciones de corticosteroides: En algunos casos, los médicos pueden recomendar inyecciones de corticosteroides en el área afectada para reducir la inflamación y el dolor.

  6. Soportes ortopédicos: El uso de férulas o cintas de soporte en el antebrazo puede ayudar a reducir la tensión en los tendones y aliviar los síntomas.

  7. Cirugía: En casos graves que no responden a otros tratamientos, la cirugía puede ser necesaria para reparar o liberar los tendones afectados.

Al igual que con cualquier afección médica, es importante consultar a un médico para obtener un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento adecuado. El tratamiento temprano y adecuado puede ayudar a prevenir complicaciones y promover una recuperación más rápida.

 

Comentarios

Sin comentarios en este momento!

Leave your comment

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre

Registro

Nuevo registro de cuenta

¿Ya tienes una cuenta?
Entrar en vez O Restablecer la contraseña